Entradas de escritores consagrados importadas desde lasletrasylasangre.blogspot.com a partir del 18 de Febrero de 2013. En tanto mis delirios literarios seguirán allí.

sábado, 1 de junio de 2013

Poemas de ensueño: "El niño de la noche" de Miguel Hernández


    Riéndose, burlándose con claridad del día,
    se hundió en la noche el niño que quise ser dos veces.
    No quise más la luz. ¿Para qué? No saldría
    más de aquellos silencios y aquellas lobregueces.

    Quise ser ... ¿Para qué? ... Quise llegar gozoso
    al centro de la esfera de todo lo que existe.
    Quise llevar la risa como lo más hermoso.
    He muerto sonriendo serenamente triste.

    Niño dos veces niño: tres veces venidero.
    Vuelve a rodar por ese mundo opaco del vientre.
    Atrás, amor. Atrás, niño, porque no quiero
    salir donde la luz su gran tristeza encuentre.

    Regreso al aire plástico que alentó mi inconsciencia.
    Vuelvo a rodar, consciente del sueño que me cubre.
    En una sensitiva sombra de transparencia,
    en un íntimo espacio rodar de octubre a octubre.

    Vientre: carne central de todo lo existente.
    Bóveda eternamente si azul, si roja, oscura.
    Noche final en cuya profundidad se siente
    la voz de las raíces y el soplo de la altura.

    Bajo tu piel avanzo, y es sangre la distancia.
    Mi cuerpo en una densa constelación gravita.
    El universo agolpa su errante resonancia
    allí, donde la historia del hombre ha sido escrita.

    Mirar, y ver en torno la soledad, el monte,
    el mar, por la ventana de un corazón entero
    que ayer se acongojaba de no ser horizonte
    abierto a un mundo menos mudable y pasajero.

    Acumular la piedra y el niño para nada:
    para vivir sin alas y oscuramente un día.
    Pirámide de sal temible y limitada,
    sin fuego ni frescura. No. Vuelve, vida mía.

    Mas, algo me ha empujado desesperadamente.
    Caigo en la madrugada del tiempo, del pasado.
    Me arrojan de la noche. Y ante la luz hiriente
    vuelvo a llorar, desnudo como siempre he llorado.

6 comentarios:

  1. Ay¡¡ y es que la luz hiere demasiado algunas veces.

    Muestra inconcebible de la barbarie histórica de nuestro país. Enfrentamiento fratricida, entre hermanos, familias enfrentadas, venganzas, traiciones… Mezclados con el horror de la guerra, ya deleznable por si sola.

    Pero aunque hiera la luz hay que responsabilizarse y reavivar la voz de nuestros poetas silenciados por la ineptitud, la soberbia, la necedad, el deseo de poder…
    Que poco seríamos sin ellos.

    Comprendo que desee a veces que la noche le atrape y no le suelte.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con tus palabras sin agregar nada más Alejandra. Muy bello y sentido comentario. Muchas gracias. Un abrazo para vos.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por esos Maestros, Carlos Augusto. Ahí está la verdadera poesía, la perdurable, la eterna...
    Un gran abrazo desde Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Antonio Porpetta, ¡qué alegría tenerlo por aquí! Totalmente de acuerdo con sus dichos Maestro. ¿Cómo no estarlo? Solamente que yo lo incluyo a usted en esa lista de Maestría. No tengo dudas que, sus poemas, merecen ese lugar. Por algo lo he incluido en este blog, que como verá, es bastante exigente con su criterio de selección. Un abrazo grande, lleno de admiración, desde Buenos Aires.

      Eliminar
  3. Bajo tu piel avanzo, y es sangre la distancia.
    Mi cuerpo en una densa constelación gravita.
    El universo agolpa su errante resonancia
    allí, donde la historia del hombre ha sido escrita

    Y entre tus palabras eamoradas del momento
    surge una brisa
    que te te deja contento
    despues de haber escrito tus sentimientos alados de la piel
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  4. … y hay días días tan tristes, que nos liamos al pensamiento y alma del niño que fue Miguel Hernández.
    Dar la vuelta a la noria y caer sin rumbo cierto de junio a junio…nostalgia que me envuelve desde mis pieles ancestrales…hay días tan tristes…

    Me encantó esta estrofa
    "Bajo tu piel avanzo, y es sangre la distancia.
    Mi cuerpo en una densa constelación gravita.
    El universo agolpa su errante resonancia
    allí, donde la historia del hombre ha sido escrita."

    Abrazos Rashek, gracias por este espacio al que me identifico con los poetas que presentas..

    ResponderEliminar